Volver al listado de entradas

¿Por qué las dietas no funcionan?

por-que-las-dietas-no-funcionan.jpg

¿Quién no ha estado a dieta alguna vez en su vida? Ya sea para bajar de peso (lo más común) o para el colesterol u otra dolencia o enfermedad, la gran mayoría de nosotros hemos contemplado alguna vez en nuestra vida un folio con unas instrucciones imposibles de entender y de seguir:

50gr del grupo A + 25gr del grupo C. Primero ves a mirar que ingredientes se incluyen en cada grupo y luego saca la báscula para que pese exactamente eso. ¿Cómo va a funcionar eso?

Pero el tema aquí no es ese. La cuestión es el planteamiento. Vamos a pensar que una persona quiere bajar 10kg. Sigue una dieta hipocalórica y logra bajar 6kg en unos meses. Se siente satisfecha por lo que ha conseguido, pero ya está harta de comer pescado al horno y patata hervida o pollo a la plancha con ensalada. Entonces, decide que ya ha bajado suficiente y vuelve a su dieta habitual. Sabéis lo que pasa, ¿no? Si vuelve a comer lo mismo que le hizo engordar, volverá a recuperar ese peso. Y además, lo hará más rápido, porque como llevaba meses sin comer lo que le gusta, pues se pegará varios atracones a modo de premio.

Esta historia os tiene que sonar porque todos conocemos a varias de estas personas.

¿Cuál es la solución?

La solución, tanto para adelgazar, como para mantenerse, como para cualquier enfermedad, consiste en un cambio de hábitos paulatino a largo plazo. Se trata de vivir a dieta sin estar a dieta. Estamos tan acostumbrados a los sabores artificiales que no conseguimos que nos gusten alimentos como las verduras, las legumbres o la fruta. Por eso hay que reducir los ultraprocesados y comida basura hasta que sea algo muy esporádico para reeducar nuestro paladar a nuevos sabores. Y sí, hay que empezar a cocinar más. Pero no desesperes, Internet es un mundo maravilloso en el que puedes encontrar un montón de recetas sencillas, ricas y saludables con las que no echarás de menos lo otro.

Cambiar de hábitos para conseguir una alimentación que nos pueda acompañar toda la vida. Obviamente, no hay que dejar de lado el deporte, pero este tema lo veremos otro día.

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar y mejorar la navegación. Saber más